Reduce los riesgos en la internacionalización de tu empresa

 En Crecer Seguro

El proceso de internacionalización de un negocio supone una gran oportunidad de crecimiento, pero no está carente de riesgos. La correcta gestión de éstos es un factor imprescindible si quieres evitar que la “aventura” termine antes de lo previsto y ponga en peligro la estabilidad de tu empresa.

El Gobierno federal de México planea que el contenido nacional de las exportaciones de la industria manufacturera, maquiladora y de servicios de exportación pase del 27.09% registrado en el 2018 a 33% para el 2024.

En este artículo te presentaremos de una forma rápida y sencilla, cuáles son los principales riesgos, así como los recursos más eficientes para minimizarlos o eliminarlos.

Tipos de riesgos en la internacionalización

Existen distintas maneras de clasificar los riesgos del comercio internacional. Por un lado, están aquellos que dependen fundamentalmente de tu negocio y su eficacia:

  • Operativos: aquellos relacionados con la gestión interna de tu empresa y la transacción realizada con clientes.
  • Jurídicos: que implican el cumplimiento de la normativa y prácticas comerciales vigentes.
  • De fabricación y conformidad de la mercancía: en casos en los que operes como exportador.
  • Documentales: referidos a la preparación y obtención de los documentos necesarios para la actividad comercial internacional.

Por otro lado, hay un conjunto de riesgos inherentes a la internacionalización que escapan de tu control.

  • Riesgo país: reúne el conjunto de alarmas derivadas del contexto geopolítico del país en el que comenzarás la prospección comercial.
  • Riesgo de política monetaria: como consecuencia de la convertibilidad y volatilidad del tipo de cambio de la divisa, así como del tipo de interés.
  • Riesgo comercial y de crédito: derivado del posible impago de las exportaciones.

Cómo gestionar los riesgos de internacionalización

De los riesgos que ya mencionamos, los que más destacan son el riesgo país, el riesgo comercial, el riesgo de tipo de cambio. Es debido a su relevancia que te presentamos algunas medidas e instrumentos que protegerán tu negocio en caso de un problema.

Evaluación y monitorización de los riesgos

Antes de iniciar un proceso de prospección y/o antes de acordar una relación contractual internacional, debes evaluar los riesgos y determinar el umbral de tolerancia a los mismos.

Existen claves para la adopción de una política interna de riesgos y crédito, también hay factores a considerar para valorar cada una de las oportunidades de negocio que surjan.

En el caso de Solunion, todos nuestros asegurados disponen de un servicio de análisis y monitorización de la situación financiera de su cartera de clientes. Se trata de información permanentemente actualizada, que permite identificar los principales factores de riesgo, así como el incremento de éste a lo largo de toda la relación comercial.

Evita golpes por el tipo de cambio

Las fluctuaciones en el tipo de cambio pueden afectar gravemente a los exportadores que conceden crédito a sus clientes. 

Además de las técnicas puramente internas -como el ajuste de precios o la compartición del riesgo con la parte extranjera-, existe una serie de instrumentos de cobertura externa, entre éstos está el seguro de cambio, las opciones en divisas y productos estructurados.

Elige el medio de cobro óptimo

La elección de tu medio de cobro es sumamente importante. Así, las remesas y el crédito documentario son mecanismos que ofrecen una excelente garantía de que la operación comercial va a ser saldada por tu cliente.

Toma en cuenta que estas opciones pueden no ser conocidas en ciertos países, pueden generar el aumento de costo a cada una de las operaciones acordadas y requieren que una entidad bancaria se involucre en el proceso y acepte respaldar a tu cliente.

Asegura tus créditos

Considera el seguro de crédito como una herramienta fundamental para reducir los riesgos en la actividad exportadora de tu empresa, esta póliza te ayudará a mitigar las amenazas que conllevan el riesgo político y el riesgo comercial.

Además, puedes disponer de una cobertura que te garantice:

  • El recobro de las cantidades acordadas –cuando sea posible–.
  • El adelanto de una indemnización, que te permita disponer de flujo de efectivo para continuar con tu actividad comercial.
  • Una indemnización que neutralice el impacto de la cuenta incobrable sobre los beneficios generados por tu negocio.

Como puedes ver, existen factores que influyen en el éxito de tu proceso de internacionalización o exportación; pero, hoy es posible blindarte de impactos negativos que te impidan cobrar por el suministro de tus productos o servicios.

Artículos Relacionados

Start typing and press Enter to search