Skip to content

Escasez de chips y su impacto en la industria automotriz

Escasez de Chips

La escasez de chips semiconductores está afectando a la industria automotriz de manera significativa en los últimos meses. Irónico que esta diminuta parte del vehículo se esté convirtiendo en un gran dolor de cabeza en México y en todo el mundo.

Para ilustrar esto, tan sólo en julio de 2021, en el país se dejaron de ensamblar 81.671 autos por falta de semiconductores, mientras que en junio el número había sido de 33.950 unidades menos, de acuerdo con la Industria Nacional de Autopartes (INA).

Desafortunadamente, esta situación parece no tener solución inmediata.  Aunque la industria mexicana esperaba que para el segundo semestre del año el suministro se normalizara, ahora prevén que la solución se retrase hasta 2022, y hay quienes hablan del 2023. Esto seguirá postergando la recuperación de la producción y exportación de vehículos en México.

Tan sólo en 2020, la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA) estimó en 10% el aumento en el consumo global de estos elementos respecto al año previo.

Pero ¿Qué son los semiconductores? Estos chips son los encargados de conducir la electricidad a través de los circuitos integrados en el panel, que componen cada dispositivo electrónico. Cabe destacar que los semiconductores juegan un papel fundamental en la elaboración de aparatos tecnológicos, incluidos los sistemas multimedia de cualquier vehículo (navegación, sensores, etcétera). 

¿Cuál es el problema de origen de los chips semiconductores?

La escasez de chips es el resultado del cambio de prioridades del consumidor por la pandemia. Tan sólo revisemos a nuestro alrededor y podemos observar que la mayoría de los bienes materiales integran chips (computadoras, dispositivos electrónicos, lavadoras, teléfonos, etcétera).

Esta demanda en medio del contexto de la pandemia por COVID-19 se ha vuelto un problema complejo.

Con el auge del teletrabajo y las restricciones de movilidad, la venta de vehículos cayó en todo el mundo, por lo que los fabricantes optaron por reforzar su apuesta por la fabricación de chips para los dispositivos electrónicos, y no por los de autos. La demanda de semiconductores para computadoras aumentó un 11%, frente al pronóstico de un crecimiento nulo antes de la pandemia, según McKinsey.

Por lo tanto, el desabasto tiene su origen en una mezcla de factores, como la falta de previsión, cambios en la demanda, una industria concentrada… Como sea, lo cierto es que esto está provocando la paralización de decenas de plantas alrededor del mundo, lo que genera interrupción en las cadenas de suministro, que puede derivar en un efecto dominó de las insolvencias empresariales.

México carece de fábricas de chips

Pese a ser uno de los mayores productores de automóviles del mundo, México carece de fábricas propias de chips, por lo que depende de las importaciones. La escasez global de estos productos amenaza la recuperación de este sector, el cual apenas estaba tomando rumbo por la parálisis de operaciones que trajo el coronavirus.

En agosto de 2021 se produjeron en México 237.040 autos, lo que representa un 21.4%  menos que el mismo periodo del año anterior, de acuerdo con el INEGI. Asimismo, se exportaron 212.687 unidades, 19.6% por debajo de lo reportado en el mismo periodo de 2020.

Frente a la escasez de semiconductores, las fábricas mexicanas han tenido paros técnicos o reducciones de turnos. Volkswagen, por ejemplo, disminuyó un 52% su producción y General Motors, lo hizo un 53%, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Actualidad  Solunion

¿Quieres más  información?
Últimas  entradas

¡No te vayas todavía!

Aprovecha la recuperación económica y activa tu negocio.