5 mitos sobre los seguros de crédito

 En Crecer Seguro

El desconocimiento técnico y las ideas preconcebidas pueden inclinar a tomar decisiones erróneas al respecto del Seguro de Crédito, por ello, es importante conocer sus características y múltiples ventajas. En esta ocasión retomamos algunos mitos que vale la pena romper, para sacar el mejor provecho a esta importante herramienta financiera


Mito #1 Con un seguro de crédito puedes despreocuparte completamente de tus clientes

El deterioro de la solvencia y perfil crediticio de tus clientes tiene serias consecuencias sobre la viabilidad económica de tu negocio a medio y largo plazo. No se trata sólo de proteger el crédito concedido a tus compradores, sino de crear un negocio estable. Por esto, la vigilancia de los clientes debe ser un trabajo conjunto en el que la aseguradora y el asegurado forman un equipo para garantizar el crecimiento y la estabilidad del negocio. Además, el tiempo para recibir la indemnización puede extenderse varios meses dependiendo de la aseguradora y del producto contratado. Pues no todas son igual de flexibles a la hora de establecer el periodo de indemnización.


Mito #2 Es obligatorio cubrir todo el portafolio de clientes

Es cierto que durante mucho tiempo el sector de los seguros de crédito se caracterizó por un oligopolio que imponía ciertas reglas del juego; entre ellas, la obligatoriedad de tener que cubrir la totalidad de la cartera de clientes del asegurado.

Sin embargo, estas antiguas prácticas han quedado en desuso.

Hoy en día, las empresas cuentan con mayor libertad a la hora de asegurar una parte de sus clientes, determinado ámbito de su actividad o, incluso, proyectos específicos que presenten un mayor riesgo o incertidumbre que el que se está dispuesto a tolerar.

Con el fin de flexibilizar la contratación del seguro, existe la posibilidad de contratar pólizas por operación o proyecto, también denominadas “single risk”.

Mito #3 La aseguradora retirará la cobertura al primer síntoma de problemas


Una de las mayores preocupaciones de los clientes es la posibilidad de encontrarse con sorpresas en la cobertura contratada, o peor aún, sufrir cambios o la cancelación de la misma.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y empresas como Solunion utilizan políticas de riesgo transparentes que implican, además, una estrecha relación con el cliente para que cuando se produce algún tipo de volatilidad en las posiciones de riesgo esté siempre informado.

Mito #4 No necesitamos cobertura porque todos nuestros clientes son perfectamente solventes

Más a menudo de lo que les gustaría reconocer, muchos gestores descuidan la monitorización del riesgo comercial que están asumiendo con sus clientes habituales.
El paso del tiempo, la ausencia de problemas y la propia buena reputación de la clientela contribuyen a generar una confianza que termina convirtiéndose en un comportamiento negligente y descuidado.

Éste es uno de los motivos por el cual nuestro servicio de cobertura no se limita al pago de indemnizaciones, sino también a la prevención, mediante la planificación crediticia y una constante vigilancia de la solvencia de tu cartera de clientes.

La seguridad del riesgo empresarial no es una cuestión de confianza, es un problema de vigilancia.

Mito #5 El seguro de crédito sólo vale la pena cuando las pérdidas superan al costo de la prima

De nuevo aquí nos encontramos con un problema de concepción errónea del seguro de crédito.

La cobertura de tu cartera de clientes tiene mayor recorrido que el mero de hecho de compensar un eventual impago.

  • Estás protegiendo el flujo de efectivo, que resulta vital para la continuidad de la actividad.
  • Estás mejorando el perfil crediticio de tu negocio, posibilitando mejores condiciones de acceso a la financiación.
  • Estás liberando reservas de efectivo que, de otra manera, quedarían inmovilizadas para cubrir los posibles impagos.
  • Estás incrementando la capacidad y velocidad de expansión de tu negocio en mercados que presentan un mayor riesgo comercial.

Y para finalizar un mito que también es recurrente, es que la cobertura del Seguro de Crédito es cara, pero ¿qué significa eso? En este caso debe quedar claro que la virtud del seguro de crédito no se ciñe a garantizar los cobros. Por lo tanto, hay que considerar ¿cuántos recursos se necesitarían destinar a la due diligence de tus clientes, cuando fácilmente podrías adquirir los datos facilitados por una red mundial de analistas? O ¿cuántas oportunidades de negocio has dejado pasar por no poder asumir los riesgos operacionales? 

Artículos Relacionados

Start typing and press Enter to search